lunes, 25 de febrero de 2013

Cristóbal de Morales



Nació en Sevilla en el año de 1500 y murió en 1553, no se sabe a ciencia cierta si fue en Marchena o Málaga. Es uno de los mejores compositores Españoles de la primera mitad del Siglo XVI. Su prestigio pervivió en Europa durante los siglos siguientes. Sus partituras se convirtieron en la base para innumerables adaptaciones instrumentales, sobre todo para vihuela, teclado o arpa, que estuvieron entre las más populares para amenizar reuniones privadas. Morales no es sólo el heredero de una tradición o el precursor de otros, sino un músico genial dotado de un estilo propio con rasgos bien definidos, por ejemplo, su inventiva en materia de ritmo.Cristóbal de Morales se ocupó antes que nadie, desde sus años en Roma, de la publicación de su obra, que alcanzó enorme difusión y popularidad.

De niño formó parte del Coro de la Catedral de Sevilla como niño cantor.  Tuvo diversos cargos destacando el de maestro de capilla de la catedral de Plasencia. En 1535 viajaría a Roma donde formo parte del coro Papal y se codeo con los compositores más importantes de la época.  Volvió de nuevo a España al no conseguir otro puesto en España. Consiguió el puesto de maestro de capilla de la catedral de Toledo. Sus últimos años fueron difíciles y los paso entre Marchena y Málaga donde su relación con el cabildo de la catedral fue complicada.  También destacar que se convirtió en maestro de otro de los grandes de la música Española: Francisco Guerrero.

Entre sus muchas composiciones se cuentan 75 motetes, 21 misas y 2 magnificats, entre otras obras de similar importancia. Y todavía, en la actualidad, se sigue interpretando en la Cuaresma uno de sus motetes -compuesto en 1564-, conocido como el "Lamentabatur Jacob". 


Lamentabatur Jacob


Jubilate Deo omnis terra


 Circumdederunt me gemitus mortis,
dolores inferni circumdederunt me


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada